Gambús exige a la Comisión Europea que active los mecanismos para emergencias del mercado ante el stock y la bajada de los precios de la fruta dulce debido al veto ruso

El eurodiputado ha presentado una pregunta parlamentaria después de que esta mañana varios productores de fruta dulce se hayan manifestado en Barcelona y se hayan reunido con el representante de la Comisión

El eurodiputado Francesc Gambús ha exigido a la Comisión Europea que active los mecanismos para emergencias de mercado, previstos en el reglamento de la Organización común de mercados agrícolas, ante el gran stock y la bajada de precios en el sector de la fruta dulce debido al veto ruso y al cierre de las fronteras de Bielorrusia.

La plataforma en defensa de la fruta dulce y el sindicato Asaja se han manifestado esta mañana para reclamar que la UE autorice la retirada de 40.000 toneladas de fruta que están en stock. De este modo, quieren remontar los precios por encima del coste de producción en que se encuentran actualmente. Así lo han hecho saber al representante de la Comisión en Barcelona.

Por este motivo, en la pregunta parlamentaria presentada este mediodía, Gambús ha reclamado más medidas para dar respuesta a las situaciones de crisis del sector frutícola europeo y ha criticado la ineficiencia de las acciones que la Comisión está llevando a cabo en cada campaña de verano. En este caso, la retirada de productos que exigen los productores se trata de una medida extraordinaria contemplada en la Política Agraria Común (PAC).

Por otra parte, el eurodiputado, que es el único miembro catalán en la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria de la Eurocámara, ha insistido al gobierno europeo que valore el impacto económico que puede tener en los agricultores europeos posponer la toma de decisiones a la reforma de la PAC posterior a 2020. en un informe del pasado diciembre, el Parlamento Europeo incorporó una enmienda de Francesc Gambús en el informe sobre los instrumentos de la PAC para reducir la volatilidad de precios en los mercados agrícolas y para reclamar que se incluyeran medidas anticíclicas para prevenir las crisis, como esta de la fruta dulce. Aunque este informe aprobado por la Eurocámara, la Comisión Europea reiteró su negativa a aceptar estas propuestas, aunque tomó nota de varias opciones.

El eurodiputado catalán también ha reclamado al Gobierno de la Generalitat y en España que defiendan ante la Unión Europea los intereses del sector de la fruta dulce amenazado por el veto ruso. Gambús insta a las dos administraciones a que reclamen conjuntamente la activación de los mecanismos de la UE para compensar este boicot: es incomprensible que el sector frutícola sea quien acabe pagando gravemente las consecuencias de la geopolítica entre la UE y Rusia.